Alianza científica para fortalecer capacidades ante fenómenos climáticos

arroz1Ante los desafíos actuales que representan el cambio climático y la variabilidad climática para Colombia y, en especial, para el sector arrocero del país, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) junto con un equipo multidisciplinario de científicos del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y con la participación de Fedearroz, entre otras instituciones colombianas, inició uno de los retos más grandes de los últimos años: encontrar y aplicar alternativas para que el sector agropecuario colombiano se adapte a las condiciones locales de clima y mejore el uso de los recursos naturales asociados a los sistemas productivos.

Esto es posible gracias a un convenio de cooperación entre el CIAT y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), que dio  inicio el pasado 14 de diciembre y que culminará el 31 de julio de 2014. Este convenio busca implementar de manera directa con los pequeños y medianos productores herramientas para el desarrollo de las políticas de sostenibilidad ambiental del Ministerio para el sector agropecuario.

El objetivo es aunar esfuerzos, recursos y capacidades entre diversas organizaciones para fortalecer la capacidad de adaptación del sector agropecuario a la variabilidad y al cambio climático y mejorar la eficiencia del uso de los recursos en los sistemas productivos en regiones priorizadas, de acuerdo con aquellos instrumentos de Ciencia, Tecnología e Innovación.

arroz2El convenio se enfocará en los cultivos de arroz, fríjol, frutales, maíz, papa, palma  y yuca, que junto con los sistemas agroforestales y silvopastoriles, serán estudiados en 14 departamentos colombianos en los que están representadas diferentes regiones: caribe, pacífico, zona cafetera, zona andina y altillanura. Con la información generada se desarrollarán elementos para la intervención enfocada a contrarrestar los efectos de la variabilidad climática.

Los científicos trabajarán en generar herramientas para apoyar la gestión del riesgo agroclimático, cerrar brechas productivas, probar nuevos materiales genéticos y buscar mecanismos para el uso eficiente de los recursos naturales, tales como los pagos por servicios ambientales (PSA) y las acciones nacionales apropiadas de mitigación (NAMA, por su sigla en inglés). Dentro de este último tema, la estimación de la huella hídrica y la huella de carbono son fundamentales para conocer la eficiencia en el uso de los recursos de los diferentes cultivos y sistemas de producción.

arroz6Como ya se mencionó, a este Convenio se han sumado como socias importantes instituciones como: Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas (Fenalce), Centro de Investigación en Palma de Aceite (Cenipalma), Corporación Biotec, Fundación Cipav, Fundación para el Desarrollo Sostenible Territorial (Fundesot), Consorcio Latinoamericano y del Caribe de Apoyo a la Investigación y al Desarrollo de la Yuca (Clayuca), Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (CIPAV), Corporación Biotec y GASA.

Acciones para adaptarse y mitigar

Este Convenio de Cooperación está integrado por cuatro acciones que buscan fortalecer la capacidad de adaptación del sector agropecuario a la variabilidad y al cambio climático y mejorar la eficiencia del uso de los recursos en los sistemas productivos en regiones priorizadas.

1.    Una agricultura preparada: Adaptación a la variabilidad climática mediante análisis agroclimáticos participativos

En el marco del Convenio MADR-CIAT se analizarán dos componentes críticos necesarios para preparar los sistemas agrícolas colombianos a las presiones del clima: la adaptación al cambio progresivo en el clima y las respuestas ante efectos de variabilidad climática. Previas experiencias y ejercicios de modelación, incluyendo la primera y segunda comunicación nacional a las Naciones Unidas, han identificado diversas vulnerabilidades en la agricultura colombiana en las décadas venideras.

Durante el Convenio se identificarán estrategias adaptativas de largo plazo (particularmente las relacionadas con germoplasma) y se diseñarán pilotos en pronósticos estacionales involucrando modelos de clima y cultivo contextualizados a la realidad nacional. Las zonas priorizadas serán aquellas con producciones menos tecnificadas y por tanto, con menor capacidad de respuesta a eventos climáticos en general.

2.    Contribuir al cierre de brechas productivas aplicando Agricultura Específica por Sitio para sub-sectores priorizados

Análisis realizados con más de 3500 experiencias productivas de aguacate, cítricos y plátano en Colombia demuestran  que en los departamentos de Valle del Cauca,  Cauca, Quindío, Caldas, Risaralda, Antioquia, Tolima, Córdoba, Huila y Norte de Santander existen zonas con la oferta ambiental  requerida para obtener altas productividades.  Adicionalmente, los análisis han identificado que en estas zonas con potencial productivo, sigue  existiendo una brecha de producción muy amplia entre agricultores; a pesar de estar bajo condiciones ambientales similares. La identificación de las zonas con potencial ambiental para lograr altas producciones nos provee conocimiento importante para la toma de decisiones acerca de dónde y qué sembrar. Sin embargo, si se pretende tomar decisiones acerca de cómo sembrar, es necesario identificar los factores de manejo de los cultivos compartir dicha información para facilitar el cierre esta brecha.

En el marco de este Convenio se caracterizarán diferentes eventos de monitoreo y/o de seguimiento sobre: a) prácticas de manejo b) producción y c) monitoreo y control de plagas y enfermedades, en tres cultivos en sus sitios de producción con el fin de identificar los factores de manejo que conducen a productividades altas. El cierre de brecha se logrará cuando los productores implementen sitios de siembra adecuados para ciertos cultivos, seleccionen mejor las variedades adecuadas a sus condiciones de clima y suelos y cuando apliquen las principales prácticas de manejo que determinan altas producciones.

3.    La agrobiodiversidad, estrategia natural de los cultivos para enfrentar la inestabilidad climática

Todos los cultivos en Colombia están enfrentando fuertes retos bióticos y abióticos para su desarrollo. Factores como las altas temperaturas, la disminución del recurso hídrico y las plagas están afectando los rendimientos y, por consiguiente, ponen en peligro la disponibilidad de alimentos y la sostenibilidad del sector agrícola.

Es por esto que los programas de mejoramiento del CIAT están trabajando en el desarrollo de nuevo germoplasma que pueda responder mejor a los diferentes desafíos climáticos. Por lo tanto, se hace necesario realizar actividades experimentales que permitan probar estos nuevos genotipos en diversos ambientes para poder ofrecer una alternativa a los agricultores.

En el marco de este proyecto, además de realizar actividades de evaluación de germoplasma del CIAT con características deseables para adaptación a condiciones ambientales adversas, también se generarán datos que contribuyan a las actividades de modelación enfocadas a estimar la vulnerabilidad de cada cultivo al impacto del cambio climático. Los conocimientos acumulados por la investigación y la experiencia que será adquirida en este proyecto contribuirán a mejorar la competitividad de diferentes cultivos, no solo en las zonas priorizadas sino en zonas análogas de otras regiones del país.

4.    Oportunidades en la agricultura para mejorar el uso eficiente del agua y su impacto en el cambio climático

Este estudio propone centrarse en determinar la huella hídrica para arroz, maíz, papa en diferentes regiones del país y adicionalmente bajo diferentes prácticas de manejo de cultivo. La determinación de la huella hídrica en estos cultivos es relevante debido a los altos consumos de agua y la presión que ejerce sobre los recursos hídricos en el caso del arroz y a los impactos severos sobre la contaminación del agua en el caso de la papa. La determinación de la huella hídrica en la papa es fundamental, ya que por lo general se encuentra localizada en áreas andinas críticas para la provisión de servicios ambientales hidrológicos y con alto potencial para el secuestro de carbono en suelos.

En cuanto a las alternativas de producción agropecuaria bajas en carbono, se pretende generar información técnica que contribuya con las discusiones acerca de la reconversión de la ganadería en Colombia. En este sentido, es necesario identificar alternativas de producción agrícola para algunas de las zonas con bajos niveles de eficiencia y competitividad en la producción de leche. Igualmente, se analizará la necesidad de mejoramiento de pasturas actuales e intensificación de la producción ganadera en regiones aledañas que permitan absorber las cabezas de ganado desplazadas de las áreas reconvertidas a frutales.

Fedearroz, un rol activo frente a la adaptación a fenómenos climáticos

arroz3Dada la importancia que representa este Convenio para el sector, la Federación Nacional de Arroceros está comprometida con las acciones anteriormente descritas y en cada una de ellas aporta su experiencia y sus conocimientos para garantizar un aumento de competitividad y adaptación a fenómenos climáticos, por medio de un manejo eficiente del cultivo del arroz.

Para las acciones 1 y 3 se desarrollarán ensayos de rendimiento y seguimiento de fisiología durante tres ciclos de cultivos, dos en época oportuna de siembra y uno fuera de época (con el fin de evaluar condiciones no óptimas) para el sistema de riego. En el sistema de secano se implementarán dos ciclos de cultivo, uno en época oportuna y el otro fuera de época. En los ensayos de rendimiento se tomarán solo fechas de floración y rendimientos mientras que en los de seguimiento de fisiología el mayor número de variables posibles para la calibración de los modelos.

De igual manera, FEDEARROZ proporcionará la infraestructura, insumos y personal técnico en los Centros de Investigación C.I. Las Lagunas – Saldaña (Tolima), C.I. La Victoria – Montería (Córdoba), C.I. Piedrapintada (Huila), C.I. Santa Rosa (Meta) y Casanare, para establecer y realizar el manejo agronómico en los ensayos experimentales.

Asimismo, la Federación participará en el análisis conjunto de información existente facilitando datos históricos que se dispongan sobre clima, suelos, manejo agronómico, variedades sembradas y rendimiento de ensayos y/o monitoreo de fincas con el fin de realizar validación de los modelos y apoyando en la interpretación de la información existente en la base de datos.

En este mismo orden de ideas, Fedearroz tomará parte en la generación de medidas de respuesta a la variabilidad climática para el sistema productivo de arroz, mediante la identificación conjunta de al menos un cultivar ideotipo por localidad evaluada y la elaboración conjunta de medidas de respuesta a la variabilidad climática, lo que se realizará a través de talleres que incluyan a agricultores.

Proyecto AMTEC como herramienta del Convenio

arroz5Para contribuir a un mejor manejo del arroz con un enfoque de eficiencia en utilización de los recursos a través de la Agricultura Específica por Sitio (AESCE), Fedearroz pondrá a disposición del Convenio políticas y lineamientos de intercambio de información entre el gremio y sus productores, de tal forma que el equipo de investigadores del CIAT pueda ajustar las estrategias, herramientas y conocimientos y así, de forma conjunta, se logre complementar y fortalecer el Programa de Adopción Masiva de Tecnología (AMTEC) a través de AESCE.

La aplicación del proyecto AMTEC en las diferentes zonas arroceras busca enfrentar las situaciones difíciles que afectan la sostenibilidad del cultivo como son el cambio climático, las malas prácticas agronómicas y los diferentes acuerdos internacionales. En el marco del Convenio, se compartirá información histórica del monitoreo de predios definidos con anterioridad y que coincidan con las variables requeridas como resultado del análisis del Programa AMTEC a través de AESCE.

Programa de Adopción Masiva de Tecnología (AMTEC) a través de AESCE.

La aplicación del proyecto AMTEC en las diferentes zonas arroceras busca enfrentar las situaciones difíciles que afectan la sostenibilidad del cultivo como son el cambio climático, las malas prácticas agronómicas y los diferentes acuerdos internacionales. En el marco del Convenio, se compartirá información histórica del monitoreo de predios definidos con anterioridad y que coincidan con las variables requeridas como resultado del análisis del Programa AMTEC a través de AESCE.

Responsabilidad para un uso más eficiente de los recursos

arroz4Para el desarrollo exitoso de la acción número 4, se implementará un esquema de mediciones con el fin de medir el uso y calidad del agua en sistemas productivos con manejo agronómico AMTEC y manejos tradicionales, buscando cuantificar el efecto diferencial de estos manejos en la definición de la huella hídrica en sus diferentes componentes. Además, Fedearroz se han comprometido en proveer información que tenga disponible sobre producción y módulos de agua en distritos de riego en el país, proporcionar información de estaciones climáticas en las localidades de estudio y participar en reuniones periódicas con CIAT para revisar estimaciones de huella hídrica y proveer retroalimentación respectiva a éstas. Al final se espera obtener una evaluación económica integral del cambio de manejo del agua en el arroz, con el objetivo de mejorar su indicador de huella hídrica.

Al final de esta ambiciosa y estratégica colaboración, se espera que los productores colombianos tengan mejores herramientas, basadas en el conocimiento, para adaptarse a la variabilidad climática, lo que esperamos redundará en disminución de pérdidas y aumento de la productividad y competitividad a través del cierre de la brecha tecnológica y del uso más eficiente de los recursos naturales.

Seis grandes aportes de este convenio a los temas de interés nacional en el sector agropecuario:

En medidas de adaptación al cambio climático y la variabilidad climática:

1. Nuevos materiales evaluados.
2. Disminución de pérdidas por variabilidad climática.
3. Aumento de la productividad y de la competitividad a través del cierre de la brecha tecnológica y del uso más eficiente de los recursos naturales.

En el uso eficiente de los recursos naturales:

4. Generación de información sobre eficiencia en el uso de los recursos naturales (agua, suelo y carbono).
5. Identificación de los sistemas más eficientes en el uso de recursos naturales.
6. Diseño de alternativas sostenibles.