Árboles de cacao, potenciales reservorios de carbono para mitigar el cambio climático

Por: Equipo técnico de GASA.

En el municipio de Palestina, Caldas, y se están validando a través de mediciones no destructivas o derivadas en fincas de agricultores en varias zonas de producción cacaotera del país.

En el municipio de Palestina, Caldas, y se están validando a través de mediciones no destructivas o derivadas en fincas de agricultores en varias zonas de producción cacaotera del país.

Un total de 150 muestras de los órganos del cacaotero (raíz, tallo, ramas, hojas y frutos), obtenidas de árboles de diferentes edades, que abarcan el ciclo productivo del cultivo, están listas para enviarse al laboratorio de Biología y Cambio Global de la Universidad de Illinois en Chicago, donde se determinarán los contenidos de carbono mediante la técnica de análisis elemental CHN.

Con base en los resultados se sabrá la fijación de carbono en las plantaciones de esta especie de origen ecuatorial tropical, potenciales reservorios para mitigar el cambio climático.

Esta actividad la realiza un equipo de profesionales de Gestión Ambiental y Servicios Agropecuarios (GASA), con sede en Manizales y con experiencia en el desarrollo y medición de la huella de carbono, pruebas de eficacia de variadas moléculas e implementación de criterios para la agricultura específica por sitio desde lo funcional y productivo, dentro del Convenio entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el CIAT. Varios integrantes del equipo de GASA participaron en la construcción de las normas técnicas desarrolladas por la Federación Nacional de Cafeteros, CENICAFÉ y el ICONTEC, para la medición de la huella de carbono y su gestión en el marco del denominado ciclo de vida de bienes y servicios. Estas normas están siendo aplicadas para determinar la huella de carbono del cacao y otros frutales de importancia económica.

La construcción de las curvas de crecimiento y fijación de carbono por las plantaciones del cacaotero se ha llevado a cabo principalmente en las instalaciones de la Granja Experimental Luker, en el municipio de Palestina, Caldas, y se están validando a través de mediciones no destructivas o derivadas en fincas de agricultores en varias zonas de producción cacaotera del país.

En adición a lo anterior, se está recolectando información de las actividades agronómicas, culturales y productivas asociadas con diferentes sistemas productivos del cacaotero, con el fin de determinar las emisiones de gases de efecto invernadero – GEI, relacionadas con la forma como los productores obtienen y procesan el cacao para su comercialización final.

Con base en los resultados de las mediciones directas e indirectas y la información recolectada y valorizada, se determinará la huella de carbono del cacao que se ofrece a los transformadores y procesadores para darle un mayor valor agregado, desde el ámbito ambiental, social y económico en la medida que el mercado lo reconozca y acepte.