Así se comportarán la carne y la leche durante el resto del año

Mientras que el lácteo tendría 3 meses muy positivos, el cárnico empezaría a verse afectado por la reducción de su precio. Los productores confían en que las condiciones climáticas sean favorables para poder tener reservas de alimentos suficientes.

Foto de referencia. Foto de Stephanie Malyon, CIAT.

El año 2016 entra en su último trimestre. Los 9 meses anteriores no han sido sencillos para el sector pecuario: fenómeno de El Niño, aumentos en los precios de los insumos, paros y escasez de comida para los semovientes son algunos de los factores que han influido en el valor que se paga por la carne y la leche en el país.

En el caso del lácteo, el producto tuvo un incremento del 8,3 % en el primer bimestre del año, sin embargo, esa alza no compensó los costos de producción ni se apiadó de la sequía que vivió Colombia desde 2015 y que en algunas zonas aún no cesa.

Mientras que en materia cárnica la situación ha sido más favorable. El valor del animal en pie ha subido considerablemente ante la escasa oferta generada por el clima, a eso se le suman las exportaciones de animales hacia nuevos mercados.

Sin embargo, expertos dieron a conocer sus perspectivas en materia de carne y leche para los 3 meses que restan de 2016. El panorama más favorable lo tiene el lácteo, mientras que la proteína roja sufriría con la caída de los precios.

Luis Alfonso González Saavedra, presidente de la Cámara Gremial de la Leche, indicó que el invierno no ha empezado como se esperaba, por lo que las zonas dedicadas a la ganadería intensiva no tienen la suficiente reserva de comida y aún sienten los efectos que generó el fenómeno de El Niño, por eso no hay suplementos alimenticios suficientes en algunas regiones del país.

González Saavedra aseveró que también hay una reducción de animales por cuenta de la situación climática, razón por la cual los productores no tienen animales suficientes para producir la cantidad deseada del lácteo.

“No hay leche, los precios están razonables y los productores deben aprovechar el negocio porque los meses venideros (octubre, noviembre y diciembre) deben ser buenos. Hemos tenido periodos complejos, pero la perspectiva que tenemos del trimestre que empieza es muy positiva, lastimosamente el empresario no tiene los suficientes semovientes y reservas alimenticias para aumentar los volúmenes productivos”, argumentó.

Agregó que mientras el dólar siga en los niveles que oscilan entre los $2.800 y $3.000 y el comportamiento de la leche en los mercados internacionales sea estable, para las pasteurizadoras va a seguir siendo más atractivo comprar el producto en el país que importarlo.

En materia de carne, Omar Castillo Núñez, director del Observatorio de Precios y Costos Agrarios del Caribe, Opca, aseguró que el producto venía de un semestre de transición en términos de tarifas y cantidades toda vez que se acaba la época de lluvia y regresa el verano en la región. Por esa razón la oferta y el precio van a ir cayendo, a eso se le suma la posibilidad de que haya fenómeno de La Niña, un factor que afectaría la cantidad de animales disponibles.

“Lo que se prevé es que las tarifas de los animales caigan un poco, no al nivel del año 2015, pero si habrá una leve reducción. Eso puede ser contrarrestado con la retención de hembras y de machos jóvenes porque hay expectativas futuras de mayor rentabilidad por cuenta de las nuevas posibilidades de exportación que existen hacia Medio Oriente, Rusia o Egipto”, explicó Castillo Núñez.

En ese sentido se pronunció Carlos Correa, gerente de la Compañía Ganadera del Meta, quien sostuvo que el precio del ganado en el país viene con tendencia a la baja. Ese fenómeno se viene relacionando con la baja capacidad adquisitiva de los consumidores quienes por cuenta de la situación económica que vive Colombia no tienen los recursos para adquirir una proteína de buena de calidad bovina.

Eso ha ocasionado una reducción en el precio del ganado de reemplazo que es el que se comercializa en las subastas. Correa afirmó que en el último mes las tarifas han caído $200 por kilo en todas las categorías como son machos, hembras o terneras.

“A este momento de incertidumbre económica se le debe sumar el plebiscito, el ingreso per cápita y la capacidad adquisitiva no es muy alta, por eso el precio ha venido bajando. Incluso la expectativa es que el valor de los animales no incremente”, remató.

Vía: www.contextoganadero.com/