¿Tiene futuro el banano frente al cambio climático?

IMAG0250El banano es el principal producto agrícola exportable del Magdalena, departamento al norte de Colombia. Es un cultivo intensivo en mano de obra, que se estima que genera un empleo directo y dos indirectos por cada hectárea. Por lo tanto, muchas personas y familias asocian su sostenimiento a este cultivo, con lo cual, el tema de sostenibilidad y productividad del banano es supremamente importante y más en el contexto actual donde se presentan fenómenos climáticos que lo amenazan.

Para hacer frente a estos riesgos derivados de la variabilidad y el cambio climático en la región bananera, el CIAT y la Asociación de Bananeros del Magdalena y La Guajira (ASBAMA), en el marco del Convenio ‘clima y sector agropecuario colombiano’, vienen desarrollando un ambicioso proyecto de investigación que apunta a la consecución de tres objetivos:

  1. Identificar los factores limitantes del rendimiento y la calidad de banano en la región de La Guajira y Magdalena.
  2. Evaluar una metodología de predicción climática (precipitación y temperatura) para las principales zonas productoras de banano en La Guajira y Magdalena.
  3. Fortalecer capacidades de los profesionales de ASBAMA y de las comercializadoras de banano de la región.

Lograr estos propósitos resulta fundamental para la región pues la zona bananera del Magdalena y La Guajira está constantemente expuesta a eventos climáticos extremos. A comienzos de año se tienen problemas de sequía, con racionamiento de los distritos de riego de hasta 72 horas pues, a pesar de ser una zona que es privilegiada por el agua (la zona bananera del Magdalena recibe 4 ríos que nacen en la Sierra nevada de Santa Marta y desembocan en la Ciénaga grande), en época seca el caudal de los ríos baja sustancialmente y no es suficiente para atender las necesidades de los cultivos.

Luego, de ese escenario de tiempo seco, donde no hay agua suficiente para atender la demanda hídrica del cultivo, se pasa a un periodo lluvioso donde los ríos crecen súbitamente generando inundaciones, afectando cultivos y poblaciones. Asistentes técnicos de la zona manifiestan que antes había un patrón, una tendencia: ellos sabían en qué meses se tenían esas condiciones y sabían qué manejo darle. Ahora cada vez es más complicado prever cuando y en qué intensidad se van a presentar estos eventos climáticos.

bananoEl cultivo de banano es uno de los que más se ha visto afectado con esta variabilidad climática pues con ésta surgen enfermedades y se dificultan las prácticas de manejo del cultivo, lo que redunda en un impacto económico negativo que afecta a toda la región.

Ante esto, ASBAMA y CIAT, con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, MADR, llevan a cabo una estrategia con cinco acciones clave:

  • Estudio de información histórica de suelos, análisis foliar, producción, fenología del cultivo y clima para identificar medidas de adaptación.
  • Desarrollo de una estrategia para la colecta de información y de esta manera fomentar la importancia del registro de las diferentes variables de producción, manejo y clima y su aplicabilidad en la toma de decisiones.
  • Mapeo del cubrimiento de información climática existente y definición de las necesidades para fortalecer el sistema.
  • Generación de pronósticos agroclimáticos y evaluación de su desempeño.
  • Fortalecimiento del conocimiento y/o capacidades de los asistentes técnicos, productores y operarios de campo, en conceptos básicos de Agricultura Específica por Sitio (AEPS) y pronósticos climáticos.

“Para ASBAMA, este proyecto presenta oportunidades muy valiosas de análisis para fortalecer el sector bananero de la región, además se fortalece el acompañamiento técnico y científico que ha faltado en la región, a pesar de las inversiones que en este tema hacen los sectores comerciales”, manifestó Kareen Cuello, coordinadora del centro de estudios del banano de ASBAMA.

Avances principales

Actualmente, se está aprovechando la información histórica disponible de los productores para saber en cada una de las zonas, con su suelo y con su clima, cuáles son las prácticas que han llevado a mayor nivel de productividad. También, para saber en el tema de enfermedades, qué se ha hecho, qué resultados se han obtenido, para que así la Asociación enfoque las prácticas hacia los procesos más adecuados, oportunos e incluso impactar en eficiencia y costos.

De igual manera, en el tema de información climática, empresas comerciales afiliadas a ASBAMA están avanzando hacia un acuerdo para establecer una red de estaciones meteorológicas con el fin de compartir la información y que todos los productores puedan acceder a ésta y así utilizarla para mejorar la toma de decisiones en el manejo del cultivo. Asimismo, se han identificado y mapeado las estaciones con información climática del IDEAM ubicadas dentro del área de interés.

En cuanto al tema de sostenibilidad, se trabaja en dos aspectos cruciales. Uno es el riego: gracias a este proyecto se aplicarán herramientas y modelos específicos para banano. Al capacitar a técnicos y agricultores en estos temas, se espera que ellos aprendan a calcular la lámina de riego, para que le entreguen al cultivo exactamente la cantidad de agua que necesita, lo que representa ahorro del recurso hídrico y económico.

El otro tema es el de la fertilización: los análisis hechos en el proyecto permiten saber cuáles son los productos que mejor tienen resultado, cuál es el momento oportuno y la cantidad que se debe aplicar de esos productos. Esto impacta en términos ambientales porque no se le aplica a la planta más de lo que necesita y en términos económicos porque no se malgastan recursos innecesarios.

Finalmente, un tema fundamental en el que se ha avanzado es en el de la capacitación. Se han llevado a cabo talleres (Rasta, RClimTool, interpretación de pronósticos climáticos), se ha IMAG0564conformado una red de asistentes técnicos en el marco del Convenio MADR-CIAT y se ha establecido una agenda de formación muy nutrida que ha permitido fortalecer las capacidades de los técnicos.

De acuerdo con lo anterior, Kareen Cuello reconoció que “si logramos al menos el 30% del ambicioso plan que nos hemos trazado, vamos a generar un impacto grandísimo en el sector bananero de nuestra región, lo que sería histórico para la zona. Por ejemplo: analizar el comportamiento de las variedades de banano según el clima es fundamental para que el productor sepa cuál es la variedad que mejor responde a las condiciones de suelo y clima, y cómo mejorar sus niveles de producción. Esto influye en los 3 pilares: productividad, sostenibilidad y competitividad”.

¿Tiene futuro el banano frente al cambio climático? Claro que sí, pero hay que seguir trabajando para fortalecer la capacidad de adaptación del sector bananero.