Bioenergy expande la frontera agrícola en Colombia

La siembra de caña de azúcar para la producción de etanol en la altillanura colombiana por parte de Bioenergy, además de representar un desafío agrícola, potencializó esta zona como un atractivo interesante para el desarrollo de la industria de los biocombustibles.

Fotografía: Bioenergy

Fotografía: Bioenergy

Más de dos millones de hectáreas de tierra están disponibles en la Orinoquía para la siembra de caña, lo que generaría a largo plazo una viabilidad económica que beneficie a la población de esta zona, bajo encadenamientos productivos diferentes a la ganadería, la agricultura y el petróleo.

Esta oportunidad de progreso, no sólo desde el ámbito industrial sino social, ha sido posible gracias a la innovación agrícola de Bioenergy, que logró convertir los suelos llaneros en tierras fértiles y productivas para el establecimiento de este cultivo con fines industriales.

Innovación tecnológica y medio ambiente

La tecnología implementada para la siembra y cosecha mecanizada de caña, (única en el país, con adopción de mejores prácticas agronómicas y sin impactos negativos en el ambiente), ha sido un éxito y actualmente 16.500 hectáreas rodean la planta “El Alcaraván”, en la vía Puerto López-Puerto Gaitán, del departamento del Meta.

Estas hectáreas, junto con otras cuatro mil aproximadamente, serán la materia prima para la producción de etanol una vez este gran complejo agroindustrial entre en funcionamiento a finales del 2016 y se convierta en la planta de mayor capacidad instalada del país.

Bajo la premisa del cuidado del medio ambiente, Bioenergy cuenta con un Laboratorio de Control Biológico en donde a través de un ciclo reproductivo produce las avispas Trichogramma y Cotesia Flavipes, que combaten las plagas que afectan a la caña de azúcar, como la Diatrea SP, comúnmente llamada barrenador.

En este proceso diariamente se liberan 270 mil avispas en campo, manteniendo así la sanidad de los cultivos, minimizando las aplicaciones de insecticidas y generando una producción sostenible.

Desarrollo del potencial humano

La base de esta gran innovación ha sido el desarrollo del talento humano de la región, en el que Bioenergy ha focalizado sus esfuerzos. La capacitación y formación de personal especializado en el manejo de las operaciones agrícolas e industriales ha dejado un activo invaluable. Actualmente el 93% de estos trabajadores pertenecen a la zona y han sido capacitados por la compañía.

La mano de obra local femenina ha sido reconocida y valorada. Mujeres madres cabeza de hogar lideran el Laboratorio de Control Biológico, además de las diez primeras mujeres tractoristas, quienes entraron a formar parte del grupo de operarios de maquinaria agrícola de Bioenergy.

El trabajo conjunto con el gobierno municipal y regional, y el apoyo de entidades gubernamentales ha permitido que Bioenergy se proyecte como el símbolo de la industria de Puerto López y orgullo del departamento del Meta, consolidándose como una fuente de prosperidad.

Bioenergy será un referente tecnológico para los próximos complejos agroindustriales de este tipo. Con una producción aproximada de 500.000 litros diarios, incrementará la mezcla de etanol con gasolina en el centro del país y aportará hasta el 38% del etanol que se produce en Colombia, lo que tiene un impacto en la calidad del aire que se respira, al disminuir en un 89% las emisiones a la atmósfera de gases efecto invernadero.

Adicional a esto, generará 35MV hora de energía, de los cuales 19MW hora serán entregados a la red eléctrica nacional y el restante será suficiente para abastecer su operación.

Además de incentivar el progreso industrial y económico, la compañía continúa implementando proyectos sostenibles que elevan la calidad de vida de la población de la zona de influencia del proyecto.

Tomado del Boletín número 157 de la Federación de Biocombustibles

Vía: www.procana.org/