“Alianza para el desarrollo, compromiso para nuestra región”: Biofuturo

Con esta frase resume Biofuturo el significado de su participación en el Convenio MADR-CIAT ‘clima y sector agropecuario colombiano’.

Ha llegado el momento de los balances para la primera fase del Convenio MADR-CIAT. Por esta razón, publicamos a partir de hoy una serie de entrevistas con representantes de las entidades socias de esta alianza que ha sumado esfuerzos durante 21 meses en busca de la adaptación para la sostenibilidad productiva del agro colombiano frente a los impactos del cambio y la variabilidad climática.

biofuturoDe esta manera, iniciamos con Biofuturo, organización no gubernamental dedicada a la planeación que permite la promoción gestión y el desarrollo de actividades tendientes al mejoramiento de la calidad de vida de las personas, preservación, promoción y mejoramiento de la ecología, del medio ambiente colombiano y de los recursos naturales del entorno global. En este convenio buscó estimar la pérdida de suelo, de nitrógeno y fósforo, además de la estimación de N2O en el cultivo de papa bajo diferentes formas de manejo, logrando así caracterizar este fenómeno en dos flancos de la cordillera del departamento de Nariño.

¿Qué balance hace de la participación de Biofuturo en el Convenio clima y sector agropecuario colombiano? ¿Se alcanzaron los objetivos? ¿Faltó algo por hacer?

Por medio del convenio, se promovió la investigación en uno de los sectores de gran importancia dentro de nuestro departamento (Nariño), que es el sector papero. Tenemos la certeza de que los resultados que se deriven de este convenio, se constituirán en un gran aporte para la toma de decisiones en cuanto al manejo que debe seguirse, sobretodo en las labores culturales, en miras de mejorar y de adoptar medidas de adaptabilidad frente a algunas variables que inciden en el cultivo, en el suelo, en su productividad y en la estabilidad de los productores. Pensamos que el sector agropecuario esta sujeto a variables cambiantes que influyen en el cumplimiento rigoroso en cuanto a periodos de tiempo, sin embargo, esa es la realidad que tienen que afrontar nuestros productores. Biofuturo considera que los objetivos planteados tuvieron un alto grado de alcance, sobre todo porque se contó con el acompañamiento tanto de su equipo de trabajo, como de el equipo asesor del CIAT.

¿Qué logros destacaría en este período del Convenio?

Foto: Karina Feijoo.

Foto: Karina Feijoo.

Conocer que existen necesidades de alianza para aunar esfuerzos en pro del sector agropecuario, así como también conocer las diferentes ofertas tecnológicas que facilitan los procesos de investigación y análisis de información valiosa para la toma de decisiones, sobre todo, en lo que tiene que ver con adaptabilidad al cambio climático.

De igual manera, se logró tener un intercambio de conocimientos y de experiencias que facilitaron la aplicación de metodologías y herramientas. Por último, tener en cuenta que la comunicación es una herramienta para el conocimiento de las limitaciones y potencialidades que se pueden encontrar en el desarrollo del proceso de investigación.

¿Cómo impactarán dichos logros en la capacidad de adaptación del agricultor colombiano a la variabilidad climática?

Sabemos que los procesos del sector agropecuario deben hacerse con y para el productor, porque es él  quien en últimas decide, y al tener resultados acordes la sus condiciones y necesidades, la adopción de los paquetes o opciones que se propongan serán de su apropiación. Conocer los procesos y herramientas disponibles permite su transferencia a estos productores, impulsando de esta manera que se repliquen las recomendaciones y aseguren el éxito de investigar.

¿Qué metodologías o instrumentos implementados en el Convenio considera de mayor capacidad de influencia para el logro de los objetivos propuestos?

La capacitación en el conocimiento y manejo de herramientas. Saber qué son y cómo funcionan es la clave para su aplicación y posterior trasferencia a otro tipo de grupos.

Foto: Karina Feijóo.

Foto: Karina Feijóo.

¿Consideran que el trabajo en alianza con otras instituciones afectó positiva o negativamente a Biofuturo?

La alianza en la investigación siempre es un punto a favor, sobre todo cuando los aportes son de carácter constructivo. Para Biofuturo representó una retroalimentación de conocimientos y técnicas, que no solo se relacionaban con el cultivo de la papa, sino también con el aprendizaje de nuevas metodologías, instrumentos y herramientas.

¿Qué lecciones aprendidas deja el Convenio que sirven para la implementación de proyectos futuros?

  • El éxito de un convenio depende de saber escuchar, entender, opinar y articular los conocimientos en la práctica.
  • La comunicación entre las partes del convenio es fundamental, para articular los conocimientos, prácticas, y experiencias.
  • El acompañamiento en los diferentes procesos es clave para direccionar una línea de investigación.
  • Es importante integrar el conocimiento tradicional de los productores al de los investigadores para producir resultados adaptables a una comunidad o a un sector, para nuestro caso, el sector del cultivo de la papa.
  • Se debe tener la mente siempre abierta para aprender el uso de nuevas tecnologías, instrumentos y herramientas que faciliten o den un direccionamiento más apropiado y confiable al desarrollo de una investigación.
Foto: Karina Feijóo

Foto: Karina Feijóo

¿Cuáles son los retos futuros de Biofuturo frente al desafío de fortalecer la capacidad de adaptación del sector agropecuario a la variabilidad y al cambio climático?

Contribuir a dar respuesta a algunos vacíos de información a traves de la formulación, gestión y ejecución de proyectos de investigación, transferencia, divulgación de los resultados obtenidos.  Así mismo, formularse nuevas preguntas que necesiten encontrar una repuesta sobre las necesidades de nuestro sector agropecuario, atendiendo sus debilidades y promoviendo sus fortalezas.