ALTO MAGDALENA TOLIMA, HUILA Y LA MESETA DEL IBAGUÉ – AGOSTO 2017 – ARROZ

Tolima: lotes que se encuentren en proceso de floración o llenado de grano requieren especial cuidado con el manejo del riego de manera que no se presenten condiciones de estrés en el cultivo en estas etapas críticas. En lotes que ya hayan sido cosechados se pueden adelantar labores de procesamiento y aprovechamiento del tamo del arroz; se debe evitar quemar el residuo de cosecha. Las condiciones secas de este mes facilitan el inicio del proceso de preparación y adecuación de los lotes para la siembra del segundo semestre, aunque ésta no se vaya a realizar durante el mes de agosto; las siembras de agosto, en términos generales, no registran altos rendimientos. Se puede aprovechar para realizar algunas prácticas de reducción de los niveles de arroz rojo y malezas como algunos tratamientos herbicidas o rotaciones con abonos verdes. Si se va a realizar la siembra durante este mes se recomienda sembrar variedades con mayor tolerancia a las condiciones climáticas desfavorables del segundo semestre.

Huila: las condiciones para este mes permitirán continuar con labores de preparaciones del suelo y de siembra programadas para este periodo. Agosto no hace parte del periodo con mejor oferta ambiental para sembrar, esto debido a que la mayoría de sus cosechas se ajustaran al mes de diciembre caracterizado por la variación en sus rendimientos con tendencia a ser bajos. Sin embargo este mes es caracterizado por sus altos rendimientos donde cultivos de arroz que se encuentren en embuchamiento a maduración tienen alta probabilidad de obtener buenos rendimientos. Tener en cuenta que agosto hace parte de la temporada seca del año acompañado de fuertes vientos, donde se debe hacer uso racional del recurso hídrico realizando preparaciones eficientes de suelo, siembra directa o en su defecto siembra con semilla tapada donde se logre un buen manejo del agua evitando pérdidas por escorrentía y exceso de mojes. Monitorear caudales de los afluentes teniendo precaución en el establecimiento de siembras en zonas de difícil acceso al recurso hídrico que no cuenten con riego suplementario. A la vez la condición seca permite por medio de monitoreos fitosanitarios reducir aplicaciones tipo “calendario” de fungicidas e insecticidas.