“Café y maíz, un matrimonio feliz”: día de campo en Antioquia.

Cerca de 80 agricultores de las veredas antioqueñas: Potreros, El Brasil y Altos de Sabana, se reunieron en 2 días de campo en el corregimiento Los Medios del municipio de Sonsón en el departamento paisa. Esta actividad fue organizada por las regionales de Antioquia de la Federación Nacional de Cafeteros (Fedecafé) y la Federación Nacional de Cereales y Leguminosas (FENALCE), quienes invitaron al CIAT en el marco del Convenio ‘Clima y sector agropecuario colombiano, adaptación para la sostenibilidad productiva’ con el fin de sensibilizar a los caficultores en la relación entre la variabilidad climática y la sostenibilidad productiva del país.

El cultivo de maíz tecnificado se constituye en una alternativa de diversificación en la zona cafetera colombiana al intercalarlo con los cafetales renovados o en áreas de monocultivo.

El cultivo de maíz tecnificado se constituye en una alternativa de diversificación en la zona cafetera colombiana al intercalarlo con los cafetales renovados o en áreas de monocultivo.

‘Café y maíz un matrimonio feliz’ es un convenio de cooperación técnica entre el Ministerio de Agricultura y las instituciones previamente mencionadas para fomentar el cultivo de maíz y mejorar el ingreso de los cafeteros. Este proyecto que inició en 2001 hace parte del programa gubernamental ‘País Maíz’, que busca integrar a todo el sector agropecuario alrededor de la producción asociada a este alimento tradicional.

“La oferta ambiental y la tecnología apropiada para maíz le ofrecen al productor cafetero una oportunidad muy interesante para diversificar el ingreso. Estamos en una política nacional de recuperación de la producción cafetera y en las áreas de renovación de cafetales, el complemento del cultivo del maíz es muy apreciado” **

Hay una serie de factores que hacen que el cultivo del maíz se siembre en las zonas cafeteras colombianas. No solo es la historia y la cultura de dos cultivos con arraigo, sino que la oferta ambiental del café es apropiada para el maíz y la infraestructura de secado del café también se puede usar para esta gramínea.

Este programa se fortalece por medio del Servicio de Extensión de Fedecafé, que realiza labores educativas entre los cafeteros para la difusión y tecnificación del maíz, y para promover la siembra de materiales híbridos resistentes a enfermedades y altamente productivos para las zonas cafeteras.  

De gira por ‘Los Medios’.

Esta vez la cita se dio en la Finca Boquerón del señor Aurelio Suárez, donde hay unos ensayos de investigación y de adaptación de materiales, el 28 y 29 de agosto de 2013. Para llegar a la finca, que se encuentra en el corregimiento Los Medios, los caficultores que venían de veredas y corregimientos aledaños debían abordar la escalera o chiva (como se le conoce en el resto del país) en el lugar pactado previamente con el extensionista. La escalera es el medio de transporte más usado en esta región por la dificultad de su montañosa topografía.

Finca El Boqueron. (Corregimiento Los Medios de Sonsón, Antioquia).

Finca El Boqueron. (Corregimiento Los Medios de Sonsón, Antioquia).
Foto: Karina Feijóo.

Eran casi 2 horas de camino para llegar a Los Medios desde Sonsón, donde, además de Boquerón, se visitaron otras 2 fincas: La Aurora y Dónde Wilmar. En las 2 primeras se mostraron unos beneficiaderos de procesamiento de café que están reduciendo en un porcentaje muy alto la contaminación del agua. La última parada fue la finca de don Aurelio, donde los esperaban Fenalce y CIAT.

“La idea principal de este día de campo es que la gente se concientice de cómo no debemos trabajar un solo cultivo, sino tener cultivos aliados con el café”, afirma Aurelio Suárez, caficultor de Los Medios. “El precio del café que tenemos podemos complementarlo con el precio del maíz”, añade.

Al medio día, la finca Boquerón recibió a los visitantes con un delicioso sancocho de leña y café recién colado del que se cultiva y se procesa allí mismo. La familia Suárez es un ejemplo de organización para esta región, en esta finca don Aurelio y su familia se han organizado para llevar control de los cultivos de café y legumbres, tienen su tierra zonificada y llevan registros de cada una de las actividades de manejo que le hacen a cada cultivo. Por otro lado, se ha establecido una trilladora de café que le compra el insumo a la finca, lo procesa y hoy por hoy lo vende a visitantes y conocidos de la zona. Son 2 pequeñas empresas que le dan el sustento a una familia que fue desplazada de su tierra durante casi 3 años y hoy están felices de haber podido regresar.

“En el año 2001 la Federación de Cafeteros encontró unos resultados importantes en fertilización a través de Cenicafé y con base en esos resultados FENALCE empezó a promover el asocio de maíz con café en busca de evitar que las calles del café en las renovaciones permanecieran vacías”, comenta José Gabriel Ospina, coordinador de Antioquia para FENALCE.

Después del almuerzo vino la actividad de la tarde que estuvo dividida en 3 estaciones por las que los agricultores rotaron para entender más acerca de este matrimonio feliz. La primera estación era de Fedecafé, se ubicaron en un invernadero de café de la finca y dieron consejos de siembra y de cómo combatir ciertas plagas del café.

Estaciones

Trabajo por estaciones.

La segunda estación era de FENALCE, se ubicó en el lote experimental para contar la experiencia de cómo el café y el maíz pueden convivir en un mismo ciclo de siembra, así como dificultades presentadas, fertilización y tipos de corte.

Ahora están en una primera fase de resultados en esta finca, donde no han encontrado el rendimiento que esperaban. El objetivo era que se encontrara una disminución de costos de producción gracias a la minimización de la cantidad de abonos químicos a aplicar. En las primeras evaluaciones hallaron que los mejores rendimientos se obtienen con fertilización química 100%, por eso se generaron ajustes y para la segunda fase se evaluaron materiales orgánicos, biológicos y potencializadores. Ahora es cuestión de esperar la cosecha del segundo ciclo.

En la última estación se encontraron con investigadores del CIAT, que hablaron acerca del Convenio ‘Clima y Sector Agropecuario colombiano, adaptación para la sostenibilidad productiva’, que es financiado por el Ministerio de Agricultora y del cual FENALCE es uno de los 9 socios. Además, se explicó la metodología RASTA y Agricultura Específica por Sitio (AEPS) que constituye una de las acciones claves de este proyecto.

“El Convenio se une a este evento con la idea de llevarle a los agricultores los conceptos de adaptación y mitigación a la variabilidad climática y al cambio climático, y el efecto que tiene esto en los cultivos. También les traemos un poco de información sobre caracterización de suelo”, comentó Armando Muñoz, investigador del CIAT.

Al finalizar la ronda por las 3 estaciones se visitó la trilladora de café y luego se pasó a una plenaria de conclusiones donde se expuso lo aprendido en el día. Se habló acerca de programas a los que pueden acceder, pero lo más importante fue dejar en claro que la constancia y el escuchar consejos agrícolas de su gremio podría llevarlos a ser tan exitosos como don Aurelio.

“Más que un día de campo es una gira. La gira se hace con el fin de transportar o llevar caficultores o agricultores de una zona a otra zona del mismo municipio dónde puedan ellos adquirir nuevos conocimientos o nuevas experiencias para todos sus cultivos. No necesariamente es para café”, comentó Alonso Zapata, extensionista del Comité departamental de Antioquia (Fedecafé), “Es que la mejor manera de aprender no es que alguien vaya a la finca y pase una receta como la que da el médico “haga tal cosa”, porque la leemos y de ahí no pasa. Cuando salimos de nuestra región y vamos a otra finca u otra zona, observamos. Y observando es que dan ganas de hacer las cosas y más cuándo el que cuenta la historia y muestra la experiencia es otro agricultor, como lo son ellos”, añadió.

Finalizando aquella tarde, cansados pero con muchas ideas nuevas, los agricultores emprendieron el camino de regreso a sus casas entre las montañas que escondían el sol en el ocaso, con muchas ganas de aplicar lo aprendido. 

Caficultores de las veredas antioqueñas de Potreros, El Brasil y Altos de Sabana.

Caficultores de las veredas antioqueñas de Potreros, El Brasil y Altos de Sabana.

“Trabajar bien no es tan costoso, es algo de muchas ganas”
Gloria Suárez, hija de Aurelio Suárez.

** Entrevista. Luis Genaro Muñoz, Gerente de la Federación de Cafeteros. Revista El Cerealista. Edición Enero- Marzo 2011. FENALCE. 
Fotos y artículo por: Karina Feijóo Gómez.