Las decisiones que trae el pronóstico climático para 2016

250px-Juan_Camilo_RestrepoPor Juan Camilo Restrepo Salazar, ex ministro de agricultura y desarrollo rural de Colombia (*).

El Plan Colombia Siembra busca aumentar, en los próximos tres años, un millón de hectáreas el área sembrada, llegando así a los 8 millones. Alza que espera contribuir con la seguridad alimentaria nacional, agregar al menos un producto más a la canasta exportadora del país (café, flores y banano) y lograr que el agro aporte 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB), casi el doble del 2,3% actual.

Sacar adelante el plan exige compromiso y coordinación, para tomar decisiones bien informadas frente a retos como el Fenómeno de El Niño, que pasó de moderado a fuerte, y cuyos efectos pueden ser severos a comienzos de 2016 para los principales cultivos y zonas productivas del país.

Investigadores del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) prevén que el actual Fenómeno de El Niño puede acercarse al registrado en 1997, cuando produjo daños que alcanzaron el 1% del PIB, unos US$564 millones (Cepal, 1999). También pronostican que el período de lluvias que comenzó en octubre pasado no traerá suficiente agua para suplir la resequedad que ya tienen los suelos y recargar las fuentes, para afrontar el verano intenso del primer semestre de 2016, amenazando la productividad del agro y la seguridad alimentaria.

No todo es pérdida. La anterior y presente administración del Presidente Santos ha dado continuidad a un esfuerzo que reúne Gobierno, centros de investigación, ONG y asociaciones de agricultores de la caña de azúcar, maíz, fríjol, arroz, papa, frutales y palma de aceite.

Es el Convenio entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) y el CIAT, que busca que el agro colombiano mejore su capacidad de respuesta ante fenómenos climáticos, disminuyendo pérdidas y aumentando productividad y competitividad, y promoviendo un uso más eficiente de los recursos naturales.

Entre los logros de este convenio, está la identificación de tecnologías para producir arroz con menos agua, papa con menos fertilizante y carne con menos emisiones de gases de efecto invernadero, manteniendo o superando los niveles de productividad.

También se identificaron los factores más limitantes para la producción de arroz, maíz y fríjol. Se evaluaron más de 200 variedades de arroz, maíz, fríjol y yuca. Hoy se conoce su comportamiento en extrema sequía o exceso de lluvia.9523903793_2cc6777463_o

Así mismo, se generan boletines agroclimáticos mensuales que ofrecen datos sobre las condiciones del clima de los próximos 1 a 6 meses en Córdoba, Meta, Tolima, Huila, Casanare, Valle, Santander y Cauca, con información fiable sobre cuándo sembrar, qué variedad elegir y la densidad de siembra más adecuada.

La efectividad de estos pronósticos agroclimáticos para la toma de decisiones se demostró cuando, en equipo con la Federación de Productores de Arroz (Fedearroz), se evitaron grandes pérdidas económicas a 170 productores en Montería, Córdoba. Se evitó la pérdida de 1.800 hectáreas, gracias a que los agricultores siguieron una recomendación: cambiar la fecha de siembra.

Basado en estos logros, invito a los productores a aprovechar el boletín agroclimático, para tomar decisiones. A las corporaciones autónomas regionales y entes territoriales, para intensificar la protección y manejo sostenible de cuencas hidrográficas y suelos. A todos los colombianos para utilizar mejor el agua en todo sentido. Y al Presidente Juan Manuel Santos para seguir contando con su apoyo, que garantice la continuidad de este convenio que contribuye a tener un sector agropecuario resiliente para el nuevo país que construimos.

(*) Artículo publicado originalmente en el Diario La República.