Expertos en huella hídrica y huella de carbono se dan cita en Bogotá

Foto de archivo por Karina Feijóo

Foto de archivo por Karina Feijóo

Ante los desafíos actuales que representan la variabilidad y el cambio climático para el sector agrícola de Colombia, el Convenio “Clima y sector agropecuario colombiano: adaptación para la sostenibilidad productiva” busca mejorar la eficiencia del uso de los recursos en los sistemas productivos en regiones priorizadas mediante la cuantificación de la huella hídrica y la estimación de la huella de carbono.

Este Convenio se enmarca en las actividades del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el programa del consorcio CGIAR ‘Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria’ en América Latina (CCAFS por sus siglas en inglés) que lideran el convenio. Se desarrolla en 15 departamentos de Colombia y reúne, por primera vez, Gobierno Nacional, academia, centros de investigación y asociaciones de agricultores en las cadenas de producción de maíz, fríjol, arroz, papa, frutales y palma de aceite, entre otros.

A nivel mundial, la actividad agrícola usa alrededor del 70% de toda el agua consumida en el planeta y se calcula que en los próximos años el uso del agua aumente hasta en un 55% gracias al incremento de la población y sus demandas.

En el Convenio se cuantifica el indicador de huella hídrica en tres cultivos de vital importancia para la seguridad alimentaria del país: arroz, papa y maíz, de la mano de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales (Fenalce), Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), la Fundación para el Desarrollo Sostenible y Territorial (Fundesot) y La Fundación Biofuturo.

Parcelas de papa dónde se estudia la escorrentía en Sibaté. (Izq) cultivada con agricultura de conservación- (der) cultivada con agricultura tradicional.

Parcelas de papa dónde se estudia la escorrentía en Sibaté. (Izq) cultivada con agricultura de conservación- (der) cultivada con agricultura tradicional.

La huella hídrica permite caracterizar la cantidad de agua usada en un sistema productivo en sus diferentes fases e identificar los riesgos potenciales. Es útil para tomar mejores decisiones sobre cómo manejar el recurso hídrico y gestionar procesos productivos más eficientes y sostenibles estableciendo políticas y acciones concretas para ahorrar agua en el sector que mayor requerimiento de este recurso tiene.

Se cuantifica el total de la huella hídrica con tecnologías especializadas en arroz, se evalúa la eficiencia en el uso del agua en un sistema de producción tradicional comparado con un sistema de producción bajo el programa Adopción Masiva de Tecnologías (AMTEC). En papa, se evalúan sistemas de producción convencional y esquemas de agricultura de conservación. En maíz se hace una descripción del indicador en cinco materiales en diferentes zonas de Colombia.

Con los resultados de los análisis en cada caso se recomiendan alternativas productivas sostenibles, optimizando la cantidad de agua necesaria para los procesos productivos agropecuarios.

Por otro lado, se adelanta el estudio de la estimación de huella de carbono por todo el país. En los cultivos de aguacate, mango, cítricos, palma de aceite, cacao y sistemas silvopastoriles de la mano de Gestión Ambiental y Servicios Agropecuarios (GASA), la Fundación Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (CIPAV) y la Corporación Centro de Investigación en Palma de Aceite (Cenipalma).

A nivel mundial, las emisiones provenientes de la agricultura (cultivos y ganadería) casi se han duplicado entre 1961 y 2011. En Colombia el sector agropecuario contribuye con el 38.1% en las emisiones totales del país y el aporte de Colombia a las emisiones globales es del 0.37%.

Papa bajo el manejo de agricultura de conservación en Ubaté.

Papa bajo el manejo de agricultura de conservación en Ubaté.

La huella de carbono es una de las formas que existen de medir el impacto sobre el calentamiento global. Ofrece una estimación de todas las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) causadas directa o indirectamente durante el ciclo de vida de los productos, bienes y servicios que se consumen día a día. Se mide determinando el balance entre fijaciones de carbono en un sistema productivo y las emisiones de GEI registradas como consumo de hidrocarburos, electricidad, transporte y todas las labores en la producción de un bien o servicio.

El cálculo de la huella de carbono tiene beneficios tanto a nivel de gobierno, empresa privada o productor y para la sociedad civil en general. Permite que el gobierno en conjunto con la sociedad civil trabaje para lograr metas a nivel país de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Con ello, Colombia podría posicionarse como país de economía baja en carbono.

“Esta investigación abre importantes posibilidades para el uso racional de los recursos, además la información final y las herramientas permitirán que un cultivo se enfrente fácilmente a un escenario de cambio climático”, afirma Carlos Molina, Director del Departamento Técnico de Fenalce. “Los resultados y algunas recomendaciones de sostenibilidad ambiental producto de este convenio se darán a conocer a finales de 2014”, añade.

Expertos en esta temática, representantes de gremios productivos y centros de investigación participarán en el “Taller huella hídrica y huella de carbono en la agricultura colombiana”, que se llevará a cabo los próximos martes 29 y miércoles 30 de abril en Bogotá.

Se busca generar un espacio de discusión sobre los retos y las oportunidades para el sector agropecuario colombiano y la búsqueda de estrategias para la mitigación del impacto ambiental. El martes 29 de abril se abordarán los temas de huella de carbono, que van desde conceptos básicos del cálculo y reglamentaciones, antecedentes de trabajos realizados en diferentes sistemas productivos como: café, palma, flores y empresas del sector alimentario y los avances logrados en el presente Convenio. Adicional, se tratará la temática en el contexto internacional con casos de éxito en exportación de productos alimentarios.

El miércoles 30 de abril se abordarán los temas relacionados con la huella hídrica, desde los conceptos básicos, antecedentes de trabajos realizados en el sector agropecuario del país y los avances en el marco del Convenio.

Lugar del evento: Hotel Embassy Park – Salón Embajador
Avenida de la Esperanza No. 44 A – 79, desde las 8:00 a.m. ambas jornadas.

Mayor información aquí.