Las consecuencias del cambio climático se sienten en el Valle del Cauca

En Bolívar, Roldanillo y Zarzal, municipios del norte del departamento, las lluvias no han sido suficientes y los productores necesitan agua y pastos para sus ganados; mientras que en Ansermanuevo, Dagua, Caicedonia y El Águila, los vendavales afectaron cultivos y viviendas.

La inestabilidad del clima está afectando a los productores vallecaucanos. Foto: @GobValle / cvcambiental.blogspot.com.

La inestabilidad del clima está afectando a los productores vallecaucanos. Foto: @GobValle / cvcambiental.blogspot.com.

El clima parece no apiadarse de los productores pecuarios vallecaucanos. Tras el fin del fenómeno de El Niño, los empresarios estaban esperanzados en que la situación sobre el tema de las precipitaciones empezara a normalizarse en todo el departamento, pero parece que sólo son unos pocos los favorecidos con las lluvias.

En el municipio de Bolívar, por ejemplo, la situación es complicada desde hace varios meses, las pocas lloviznas que han caído no resultan suficientes para permitir la recuperación de los predios ganaderos y las fuentes hídricas cercanas a las explotaciones.

Oscar Alayón, productor del municipio, señaló que contrario a lo sucedido en años anteriores, el mes de septiembre llegó con calores fuertes que no han permitido la recuperación de las fuentes hídricas ni los potreros.

Además, indicó que en su predio dispone de forraje porque han hecho fertilización foliar, lo que ha favorecido en alguna medida su crecimiento, aunque reconoció que el déficit de agua ha impedido que el pasto brote con mejores nutrientes. De paso, confesó que ante la ausencia del líquido, los pastos que consume el ganado son muy fibrosos, por lo cual la producción de leche ha disminuido.

Por acá no ha comenzado el invierno, al contrario, por acá hay un verano bien agresivo. Al no haber lluvias, los pastos se han agotado, así como las aguas de los nacimientos”, aseguró.

Foto de Neil Palmer (CIAT). Tierra agrietada en la sede del CIAT en Colombia.

Foto de Neil Palmer (CIAT). Tierra agrietada en la sede del CIAT en Colombia.

En tanto, Belarmina Marmolejo, ganadera de Zarzal, habló sobre las dificultades que está atravesando por cuenta del verano, que la tiene en la misma situación que Alayón. “Por aquí está seco. Si ha caído una lluvia es mucho. Hace como 15 días que no hay precipitaciones. En septiembre no ha caído un aguacero fuerte, dicen que es porque los vientos se llevan las aguas”, afirmó. La productora sostuvo que los aljibes y reservorios de agua están secos por esta situación, así como a los potreros les falta forraje verde.

Pero el panorama es totalmente opuesto en Versalles. Así lo reveló Luis Eduardo García, gerente de la Cooperativa de Ganaderos del municipio, Cooversalles, quien señaló que en las últimas horas en la zona se han presentado unas fuertes precipitaciones, a tal punto que hubo un vendaval que dejó daños en algunas viviendas.

Sin embargo, a nivel pecuario los aguaceros fueron bien recibidos, puesto que el verano en la zona era complejo y los productores se estaban quedando sin agua para suministrarles a los semovientes.

“Ya las vacas no tenían qué beber, los pastos estaban muy secos y la situación se estaba complicando, por lo que la lluvia cae bien en un momento como este, eso nos va ayudar a recuperarnos”, dijo García, quien agregó que en poblaciones cercanas también se habían presentado lluvias intensas.

 Foto de Neil Palmer (CIAT). campos de caña de azúcar inundadas del tercera ciudad más grande de Colombia, Cali, en el departamento de Valle del Cauca, durante una temporada de lluvias intensas.


Foto de Neil Palmer (CIAT). campos de caña de azúcar inundadas del tercera ciudad más grande de Colombia, Cali, en el departamento de Valle del Cauca, durante una temporada de lluvias intensas.

Esa información fue confirmada por Jesús Antonio Copete, secretario para la Gestión del riesgo del Valle del Cauca, quien indicó que se presentaron granizadas en los municipios de Jamundí, Versalles, Ulloa y El Cairo; mientras que los vendavales dejaron pérdidas millonarias en cultivos y viviendas afectadas en Ansermanuevo, Dagua, Caicedonia y El Águila.

“De acuerdo con los pronósticos climatológicos, existe una probabilidad del 40 % de que se sigan presentando vendavales y granizadas en el Valle del Cauca”, manifestó Copete a través de la web de la Gobernación del Valle.

El funcionario les pidió a los mandatarios locales crear fondos municipales de gestión del riesgo y  tener planes de acción para prevención y atención de emergencias.

Noticia Vía: www.contextoganadero.com