Lluvias de ‘Matthew’ recuperan la nieve en los picos de la Sierra

La nevada en las zonas más altas del macizo apareció el lunes pasado, después de cuatro días de aguaceros. El calentamiento y la deforestación no permitirán que sea perpetua.

Los picos de la Sierra Nevada han recuperado la nieve tras el coletazo del huracán Matthew y ha devuelto la esperanza de quienes ven cómo, por causas naturales y por efecto de la mano del hombre, el macizo es objeto de un acelerado proceso de deshielo.

Imágenes captadas el guía turístico Ronald Blanco, de la agencia de viajes Turismerk, muestran que si bien el fenómeno natural causó tragedias en ciudades y pueblos de la Costa, también hizo posible el milagro de ver las gigantescas cumbres como en otras épocas: blancas, cubiertas por la nevada.

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

En su página de facebook Blanco escribió: “Así queda la Sierra después de tres días de lluvia. El huracán Matthew sintió el llamado de la montaña que necesitaba el agua y he aquí lo que Dios trae a la vida”.

El internauta logró que su mensaje tuviera una gran acogida en la red social, al punto de que en pocas horas, entre las 8 p.m. del lunes y 10 a.m. del martes, logró 4.000 visitas. “Las fotos las tomé entre las 7 y 9 a.m. del lunes desde la parte alta del río Palomino, con una cámara Canon y un zoom 300. A las 10 a.m., las nubes taparon el bello paisaje”, comentó a EL HERALDO.

En ese momento el guía se encontraba acompañado de 15 turistas holandeses quienes, según relató, “no cesaban de exclamar: ¡Oh my God! (¡oh Dios mío!)”.

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

Cuatro años sin nieve

Los indígenas de la Sierra Nevada y autoridades ambientales sostienen que ver la montaña así, vestida de blanco, es esperanzador, aunque reconocen que ello obedece a un efecto climático, debido a cuatro días de constantes y copiosas lluvias producto del coletazo del Matthew.

José de los Santos Sauna, cabildo gobernador Kogi, dijo a EL HERALDO que “desde hacía cuatro años no veíamos esto”. Advirtió que aunque los cuatro días de lluvia fueron fundamentales para el revivir de la montaña, no cesa la preocupación por lo que pasa en la parte baja.

“Los mayores, nuestros Mamos y líderes espirituales, siempre han planteado lo que ocurre en las partes bajas por la contaminación y destrucción de la Madre Tierra, y eso es un factor que incide negativamente en los picos”, anotó. Dijo que es importante que a cada rato se hable sobre el tema de la conservación del glaciar, pero pidió que se trabaje más en “la experiencia, que en los estudios”.

Los arhuacos dicen que la parte glaciar de la Sierra Nevada es el lugar donde se originaron la vida, la sabiduría y las leyes y que sus cumbres son consideradas guardianes de honor.

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

Preparan plan de manejo

La directora territorial de la Unidad de Parques, Luz Elvira Angarita, se mostró impactada positivamente por las imágenes de los picos y señaló que es importante, tanto para ese ecosistema como para el Parque Tayrona. “Sería un sueño que la montaña conserve sus nieves”, dijo la funcionaria.

Comentó que, de manera conjunta con los indígenas, están construyendo el Plan de Manejo de la Sierra Nevada, al igual que el del Parque Tayrona,bajo la óptica del ordenamiento ancestral de los cuatro pueblos indígenas que allí viven, analizando lo científico y lo espiritual.

Tito Rodríguez, director del Parque Sierra Nevada, a pesar de la nevada, lamentó que el macizo no esté exento de los cambios globales, marcados por variaciones que se dan a partir de cada año y destacó que “desde el 2010 se han presentado fenómenos muy marcados de agua y sequía, donde los extremos generan las circunstancias ambientales”.

Recalcó que la presencia de nieve se da cuando hay alto nivel de congelación de los glaciales debido a la recurrencia de las lluvias.

Lucas Echeverri, director de la Fundación Prosierra, manifestó que cada vez que llueva duro y por varios días, nevará. “Siempre y por siempre será así”, dijo, pero manifestó que, desafortunadamente, “las enfermedades de la Sierra son mayores”, en referencia a los daños locales por la deforestación y la afectación de la zona de páramos y al calentamiento global. “La presencia de nieve no será permanente nunca más mientras la tierra siga calentándose”, puntualizó.

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

Sierra Nevada de Santa Marta. Foto tomada de: www.elheraldo.co/

El peligro del deshielo

Un informe del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) y la Universidad Nacional (UN) sobre la proyección de pérdida de los glaciares en Colombia señala en el caso particular de la Sierra Nevada de Santa Marta, anualmente se pierde el 1,3% de su casquete de hielo.

La Fundación ProSierra y biólogos consultados por EL HERALDO alertaron que se ha acelerado el descongelamiento de los nevados, señalando que en 2040 es posible que estos ya “no existan”. Esta es la montaña costera más alta del mundo. A solo 42 kilómetros de la costa del mar Caribe, se eleva abruptamente y alcanza una altura de 5.775 metros en sus picos Colón y Simón Bolívar, los más altos. La superficie total de la Sierra es de 17.000 kilómetros cuadrados y cubre los departamentos del Magdalena, Cesar y La Guajira; 17 municipios, dos parques naturales y dos resguardos indígenas.

Vía: www.elheraldo.co/