Monitoreo no destructivo en yuca: Una estrategia de recolección de datos

Elaborado por: Mayra Alejandra Toro (Investigadora CIAT)

Uno de los factores limitantes en el seguimiento y monitoreo de los procesos de crecimiento y desarrollo de la yuca es que deben destinarse grandes áreas para sembrar ensayos destructivos; en consecuencia, la monitorización requiere un gran número de plantas y no es fácil realizarlo en parcelas sembradas para otros fines. De esta manera, en el marco del convenio entre el CIAT y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) denominado “Análisis integral de sistemas productivos en Colombia para la adaptación al cambio climático”, se generó una estrategia de monitoreo no destructivo (Figura 1), con el objetivo de mejorar la comprensión de la fisiología de la yuca durante todas las etapas de su desarrollo.

Post_8

Figura 1. Portada Sistema de Monitoreo no Destructivo generado por el convenio CIAT – MADR

Este sistema de monitoreo proporciona un medio de seguimiento del cultivo bajo una amplia gama de ambientes biofísicos, sin la necesidad de sembrar ensayos específicamente para este propósito y adicionalmente proporciona la información base utilizada en la construcción del modelo de yuca. La información generada y su comprensión es útil para evaluar la eficacia de los procesos de crecimiento y desarrollo simulados y de esta manera generar un proceso de mejora continua que permita validar y mejorar la robustez del modelo.

Esta es una estrategia que proporciona un medio fácil de recolección de información debido a que recopila datos de gran importancia y relevancia en el proceso de comprensión del desarrollo del cultivo.  La forma más simple del monitoreo, hace una “lectura”del tallo en el momento de la cosecha con el fin de determinar la estructura final de la planta y el número de niveles de ramificación alcanzados (Figura 2), el número de nudos formados (Figura 3), la cantidad de biomasa y posibles momentos de estrés en el ciclo de crecimiento de la planta.

Post_6

Figura 2. Identificación de niveles de ramificación

Post1

Figura 3. Conteo de nudos en el monitoreo no destructivo

En la forma más compleja del monitoreo, se hacen mediciones desde la siembra hasta la cosecha a intervalos de tiempo semanal, quincenal o mensual y se generan datos como la tasa de formación de hojas (Figura 4), la longevidad de las hojas, la altura de la planta, el número de nudos (Figura 5), la longitud y diámetro de entrenudos, el área foliar de la primera hoja completamente expandida (Figura 6), el número de ápices activos y muertos, entre otras. Adicionalmente, se realizan determinaciones del contenido de clorofila y el contenido de nitrógeno en las hojas, con el fin de realizar la calibración del clorofilómetro SPAD 502 al cultivo de yuca.

Post 3

Figura 4. Medición de la tasa de formación de hojas mediante tiquetes con fecha

Post 4

Figura 5. Identificación y conteo del número de nudos

Post_7

Figura 6. Medición del área foliar de la primera hoja completamente expandida

Esta es la primera aproximación de la metodología; alentamos a los usuarios a expresar cualquier inquietud y también sugerir formas de mejorar el sistema de monitoreo no destructivo.