Precio de la leche en el Eje Cafetero no ha variado en 10 años

Los productores lecheros del Eje Cafetero reclaman el aumento en el valor de venta del lácteo, que parece estar estancado desde hace una década, mientras que los costos de producción han incrementado sin falta cada año.

Foto de referencia. Foto de Stephanie Malyon, CIAT.

Foto de referencia de Stephanie Malyon, CIAT.

De acuerdo con Gerardo Andrés Salamanca*, ganadero en Risaralda, el precio del litro de leche que la industria le paga no ha variado mucho en la última década. En ese tiempo, se ha mantenido alrededor de los $1.000, subiendo o bajando algunos pesos según la época.

La realidad es que el precio al consumidor sube y el precio al productor, no. Eso quiere decir que las ganancias las toman las industrias”, manifestó.

Salamanca explicó que los propietarios de ganado han absorbido las pérdidas haciendo esfuerzos inimaginables para mejorar la productividad, esfuerzos que la industria y el Gobierno se han negado reconocer.

Añadió que empresas como Colanta, Parmalat o Alival fijan el precio a su antojo, justificando las variaciones en la resolución 017 de 2012 que estableció la fórmula de precios para la venta de la leche.

“El Gobierno ha determinado el precio haciéndole caso a la industria que dice que nuestros costos no han subido, lo cual es un despropósito”, sostuvo.

El productor de Risaralda declaró que costos como la mano de obra y los concentrados han subido año tras año. Sobre los últimos, afirmó que la mayoría son productos importados, cuyo precio se elevó a raíz del incremento del dólar en los últimos 2 años.

Y aunque reconoció que el salario de los trabajadores debe aumentar como corresponde cada año, este incremento debería ajustarse al precio que reciben por la venta de la leche.

Para él, la industria determina el valor de compra a los ganaderos de acuerdo al precio internacional y a la cantidad de contingentes de leche en polvo que puede comprar. Como el dólar aumentó, las empresas acopiadoras prefirieron comprarles a los productores nacionales.

“El industrial siempre ha tenido la idea de importar leche, entonces prácticamente no necesita la leche que se produce en el país”, dijo Salamanca.

Foto de referencia. Foto de Stephanie Malyon, CIAT.

Foto de referencia de Stephanie Malyon, CIAT.

En Quindío, la situación no mejora. Hernando Molina, presidente de la Asociación de Productores Agroindustriales, Asoproagro, en el municipio de Filandia, coincidió con Salamanca en que el precio no ha variado mucho en los últimos 10 años.

A los que tenemos tanque frío, nos pagan a $971. La gente que no tienen acceso a tecnología, está en un promedio de $800-$850. Hace por lo menos 10 años que no varía el precio”, contó.

Para Molina, el precio que paga la industria debería ajustarse cada año de acuerdo a la inflación, con el fin de poder seguir generando la misma rentabilidad.

Según él, el negocio de la lechería ha dejado de ser viable porque los costos de producción aumentan y el margen de ganancia se ve cada vez más reducido.

Esto sin hablar de las afectaciones que han tenido los ganaderos por cuenta del cambio climático, que ha provocado una disminución en la productividad y los ha obligado a recurrir a suplementos y otros insumos que no se elaboran en el país.

Un bulto de concentrado está a $47 mil. La mano de obra también está cara y escasa. Y el precio actual de la leche no nos ayuda para nada”, sentenció Molina.

*Nombre cambiado a petición de la fuente

Noticia Vía: http://contextoganadero.com/